SI QUIERES RESULTADOS DIFERENTES, HABLA DIFERENTE. PONLO EN PRÁCTICA

SI QUIERES RESULTADOS DIFERENTES, HABLA DIFERENTE. PONLO EN PRÁCTICA
Habla diferente, ponlo en práctica.

Es muy importante que consigas cambiar esos pensamientos que te torturan, te angustian y te frustran. Reflexiona, cuando nos sentimos decaídos, angustiados, nos descuidamos, pero sin embargo cuando nos sentimos alegres, motivados nos cuidamos.

Tus pensamientos están creados, descritos y expresados por palabras, así que si quieres cambiar tu realidad, comienza por cambiar tu vocabulario.

Un primer paso para lograrlo es empezar a ser consciente de las palabras que usas y de cuándo y cómo las utilizas.

A veces con tan solo cambiar las palabras comienzas a sentirte diferente.

Por eso, necesitas ser bien cuidados@ con lo que dices y cómo lo dices

Te invito a que transformes tus palabras en relación a lo que deseas conseguir.

QUIERO PERDER PESO  tu cerebro enseguida te recuerda:

  • Dieta
  • Privación
  • Sacrificio
  • Restricciones
  • Esfuerzo
  • Monotonía
  • Dejar de Salir
  • Comidas Aburridas
  • Ejercicio

QUIERO ESTAR DELGADA

Tus pensamientos cambian:

  • Sentirme Genial
  • Haber cumplido mi sueño
  • Atractiva
  • Sexy
  • Ropa nueva
  • Segura de mi misma
  • Mujer exitosa con los hombres
  • Triunfadora

Te invito a practicar si deseas RESULTADOS DIFERENTES es que HABLES DIFERENTE

Deja de decir: Tengo que bajar de peso. Debería de hacer dieta y comienza hablar diferente, para que tu cerebro procese de forma diferente.

Deja de Decir:                                   Comienza a sustituirlas por:

Dieta                                                         Plan de  Alimentación saludable

Bajar de Peso                                           Estar Delgada

No voy a conseguir mi peso ideal        Voy a conseguir Mi peso deseado

No tengo fuerza de voluntad                Soy capaz de aprender a tenerla

Requiere sacrificio                                  Lo consigo de forma fluida

Observa tú,  tu propio vocabulario y haz una lista de las palabras que te dices y busca otras que sean más sugerentes y en sentido positivo, si tienes dudas lo podemos hacer junt@s.

Aunque a primera vista esto te parezca poco insignificante, te invito a que lo hagas  aunque te sientas un poco ridícul@ o, hazlo y ya verás como tu estado de ánimo según pronuncies una u otra es diferente y por consiguiente tu actitud ante la comida y ante tu peso corporal será diferente, ya lo verás.

Las palabras positivas o estimulantes son asimiladas por el hemisferio derecho del cerebro, que es el de las emociones. Por lo tanto, van a generar placer, sorpresa y alegría.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*